Multimedia´s Blog

Tecnologías Multimedia para estudiantes

INICIO E HISTORIA DE YAHOO

La idea

En la primavera de 1994, Jerry Yang y David Filo eran estudiantes graduados buscando cualquier cosa que hacer. En una apretada oficina montada en el interior de una casa rodante ubicada en el predio de la Universidad de Stanford, Yang y Filo se pasaban las tardes dedicándose a navegar por la Web. Filo había descubierto la existencia del navegador Mosaic poco después de que éste apareciera en la Web, y él y Yang se engancharon inmediatamente con él. Para llevar el registro de todas las páginas que visitaban los fueron organizando por temas y luego lo publicaron en la Web. La llamaron “Vía rápida de Jerry a Mosaic”. Estaba dividida en temas como –Noticias, Salud, Ciencia, Artes, Recreación, Negocios y Economía.

Era simplemente un servicio al consumidor, nada más que un índice taxativo a todo aquél que tuviese la dirección de la Guía de yang y Filo en la red de ordenadores de Stanford. Era en su mayor parte texto, desprovisto de íconos llamativos y gráficos destellantes. Estaba armado a mano, comprendía búsquedas de páginas de Web que de otra manera llevaba tiempo localizar. El secreto de su posterior éxito residió en haberlo compilado en el momento preciso. Yang y Filo se iniciaron en el momento justo cuando el navegador Mosaic comenzaba a despegar.

El nombre

Vía rápida de Jerry a Mosaic” se convirtió en un nombre tan conocido como el de Wal-Mart y sus sustitutos subsiguientes no fueron mucho mejores: “Guía de Jerry Yang a la WWW” y “Guía de Jerry y Dave a la World Wide Web”. Yang y Filo reemplazaron todas ellas con algo más adecuado para su directorio: Yahoo! sin dudas ésta palabra debía tener algún significado. De modo que Yang y Filo salieron con el Yet Another Hierarchical Officius Oracle, una especie de parodia informática. “Yet another” formaba parte de la jerga de los programadores de software y el Hierarchical venía por el orden de su clasificación, pero el nombre completo era la práctica de galimatías, Yang y Filo siempre siguieron adelante con Yahoo!.

El éxito

David A. Kaplan comenta que ambos recibieron una oferta de un grupo de inversores de un millón de dólares por Yahoo! pero ellos rechazaron la oferta porque “Pensamos que nos puede ir mucho mejor algún día si logramos establecer un modelo adecuado de negocios” diría más tarde Jerry Yang. Y resultó ser la mejor decisión comercial que jamás hubiesen tomado, una marca comercial que en los años siguientes se llegaría a comparar con cualquier otra de la alta tecnología. Más tarde habría otros directorios –Lycos, Infoseek, Architext, WebCrawler, algunos de los cuales eran más adecuados para ciertas búsquedas– pero ninguno de ellos alcanzó la cantidad de seguidores de Yahoo!, que sin duda alcanzó un status de culto entre los fanáticos de la Web.

El tráfico de Yahoo! sobrepasó los 100.000 “visitas” por día para fines de 1994, desde un modesto arranque de sólo un par de miles por día al principio del lanzamiento oficial de Yahoo!. Yang y Filo podían tranquilamente afirmar que estaban logrando más actividad en la Web que cualquier otra persona en el mundo y sin marketing. (Un años después, las visitas diarias a la página Web de Yahoo alcanzaron a un millón y a fines de 1998, un notable de 167 millones) Amigos y corresponsales digitales enviaban sus recomendaciones de sitios webs. Yang y Filo comenzaron a agregar algún comentario editorial con encabezados tales como “Que hay de bueno” y “Que hay de nuevo”. Lo que comenzó como un pasatiempo pasó a convertirse en una preocupación. Yang y Filo sabían que no iban a permanecer en Stanford y sabían también que los recursos informáticos de la Universidad de Stanford no estaban equipados para acomodar su servicio.

Los millones

En la primavera de 1995 Sequoia, una empresa de capital de riesgo invirtió en Yahoo! un millón de dólares por el 25% de participación. Era un precio mucho más bajo que el que invirtió KP, otra aseguradora de riesgo en Netscape. Esta invirtió 5 millones en Netscape por el 20% de la participación. De acuerdo con éstas cifras, Yahoo fue valuado en $4 millones y Netscape en $25 millones. Ese dinero demostró ser el mejor invertido en toda la historia de Silicon Valley. Después que Yahoo! comenzó a cotizar en la bolsa, el valor de ese millón de dólares se convirtió en casi $8000 millones a principios de 1999.

Después de la emisión pública inicial de acciones del 12 de abril de 1996, Yang y Filo tuvieron todavía menos preocupaciones financieras. De la misma forma que lo que ocurrió con Netscape, el público se derritió por las acciones de Yahoo!. Ubicada inicialmente a $13 por acción, Yahoo! abrió a 24 y subió rápidamente a hasta 43 antes de cerrar a 33. Yahoo! Yeehaw! tituló el Mercury News de San José. A sólo trece meses después de convertirse en un negocio, Yahoo! tenía una capitalización de mercado de $849 millones. Yang y Filo valían cada uno $132 millones.

La fama

Yahoo! gastó delicadamente en promover su marca. Muchos habitantes de EE.UU todavía no conocía la empresa y esto llevó a que Yang y Filo invirtieran $5 millones en publicidad. Marketing para ser más exactos, y del bueno. En estadios de fútbol americano uno podía notar: “Do you Yahoo?” o “Usted Yahooiza?” en castellano.

Ya en 1997 las acciones de Yahoo! subieron un 511 por ciento, al año siguiente, otro 584 por ciento. Lo que se vendió en $13 en el día de la emisión inicial de acciones se convirtió en $1.335 en enero de 1999. Si uno tuvo la oportunidad de invertir $9738 en acciones ese día de Abril de 1996, tendría $1 millón tres años después. Apple, Oracle y hasta Microsoft nunca se habían desempeñado tan bien. Nada mal, si observamos que a Intel le hubiera llevado un cuarto de siglo lograr esa capitalización. Yahoo! se había convertido en la maravilla que hubiera querido ser Netscape.

Información recogida en:

http://www.maestrosdelweb.com/editorial/yahoohis/

25 abril 2009 Posted by | Yahoo | , , | Deja un comentario